El jengibre es una planta originaria de Asia, cuyo tallo o rizoma es la parte más consumida. El jengibre es un rizoma, el cual es un tallo que crece de manera subterránea y en sentido horizontal, dando lugar al surgimiento de brotes y raíces a través de sus nudos. El nombre científico del Jengibre es Zingiber Officinale.

Se tienen referencias de su uso medicinal y alimenticio desde 3000 años a.C. Como muchos alimentos del reino vegetal, el jengibre presenta una serie de compuestos químicos naturales denominados “fitoquímicos”.

Estos compuestos no son totalmente indispensables para la vida (como las vitaminas y los minerales) sin embargo, ofrecen a los organismos vivos una serie de beneficios en la preservación y mejoramiento de la salud, el tratamiento y prevención de enfermedades, así como la optimización de la salud.

Estos denominados fitoquímicos (fito= plantas, es decir, “químicos de las plantas”) también son llamadas en biología metabolitos secundarios, pues en la planta cumplen funciones diversas como la comunicación, hormonales y mensajeros químicos o de regulación.

Muchos de estos fitoquímicos tienen múltiples propiedades o efectos benéficos para el organismo y la salud y científicamente se han detallado cientos de estos compuestos y comprobado sus beneficios. 

Algunos de esos fitoquímicos comprenden a los polifenoles presentes en muchas frutas, la quercetina, varios antioxidantes, los pigmentos betacarotenos que nos sirven para generar vitamina A, el resveratrol presente en las uvas, la alicina del ajo, uno de los compuestos con mayor potencia anticancerígeno, los compuestos fenólicos, el licopeno del tomate y otros frutos, los ácidos orgánicos, por citar solo algunos. 

¿De qué está compuesto el Jengibre?

En la composición del jengibre se encuentran principalmente carbohidratos, grasas, proteínas y diferentes aminoácidos, fibra, vitamina C (ácido ascórbico), minerales, sustancias flavonoides como la quercetina y la capsaicina (que le da esa sensación picante al paladar). También contiene ácido oxálico, curcumina (el jengibre es familia del rizoma cúrcuma, que también presenta amplias propiedades benéficas para la salud, por ejemplo, alto poder antiinflamatorio, incluso mayor que el de medicamentos comunes).

Fitoquímicos del Jengibre

Los principales Fitoquímicos presentes con los shogaoles, los gingeroles, los aceites esenciales y los flavonoides.

Al jengibre se le atañen en su uso común muchas propiedades medicinales, pero pocas veces se dan referencias científicas de las mismas (sin embargo, esto no quiere decir que tales aseveraciones no sean reales, ni que todas sean ciertas). A la falta de estas referencias científicas muchas personas ponen en duda los verdaderos beneficios que estos productos, como el jengibre, pueden brindar, incluso les llegan a temer y prefieren el uso de medicinas químico-farmacéuticas, que en muchas ocasiones presentan efectos secundarios indeseables.

Como muchas plantas en la naturaleza, el jengibre puede presentar grandes beneficios para la salud, pero también tiene sus contraindicaciones o cuidados en su uso, por ende, es importante analizar ambos aspectos.

Al jengibre se le atribuyen las siguientes propiedades:

  • Analgesia: ayuda a calmar el dolor.
  • Antihistamínicas: la histamina es una sustancia generada por el sistema inmune que puede generar efectos indeseables como enrojecimiento, hinchazón y dolor (muy común en las alergias).
  • Antioxidantes: evita la oxidación celular. La oxidación es una reacción química normal en nuestro cuerpo, pero también este proceso puede dañar las células y sus componentes e incluso matarlas. Los antioxidantes se oxidan a sí mismos (oxidar viene de “oxígeno”) para proteger a otras moléculas de nuestro cuerpo.
  • Antipiréticas: baja la fiebre (por eso cuando se presenta la calentura muchas personas recurrían al uso del refresco “Ginger Ale®”, el cual contiene extracto de jengibre como saborizante.
  • Anti espasmódicas: los espasmos son contracciones dolorosas, por ejemplo en el intestino, que pueden causar dolor (comúnmente llamados retorcijones estomacales).
  • Anti ulcerosas: evita la aparición de procesos ulcerosos. Una úlcera es una laceración de un tejido, como las úlceras estomacales que incluso llegan a sangrar.
  • Sedativas: puede lograr inducir estados de sueño o somnolencia.
  • Hipertensivas y vasoconstrictoras: el jengibre tiene un efecto vasoconstrictor leve, por ende debe ser usado con medida en personas con hipertensión arterial. Si se usa en té se recomienda no consumir más de 2 -3 tazas diarias. Esto no quiere decir que el Jengibre genere aumentos de presión desmedidos, ya que su efecto de aumento de la presión es menor al generado por el café.
  • Estimulante intestinal: es una de las cualidades peculiares del jengibre, su acción en el sistema gastrointestinal, mejorando los dolores tipo cólico, colitis y gastritis.
  • Usado en afecciones de garganta y pulmonares: este es uno de los usos más comunes, pues el Jengibre genera alivio de procesos pulmonares, resfriados, catarros y gripes, asi como otros trastornos de garganta.

Evidencias científicas de las propiedades del Jengibre

 

Estos gingeroles son reconocidos por generar un efecto antiinflamatorio. Hoy en día es conocido que en la génesis de muchas enfermedades están presentes procesos inflamatorios sistémicos (de todo el organismos) que conlleva a daños crónicos en el funcionamiento normal del cuerpo. Se sabe que nuestra dieta occidental conlleva el consumo de una serie de sustancias y nutrientes (como los azúcares refinados o las grasas omega 6 y saturadas) que ponen al cuerpo en un estado pro-inflamatorio. Estos compuestos del jengibre generan una reacción opuesta, disminuyendo la inflamación.

Sabemos que en la cultura popular y en siglos pasados el jengibre viene siendo usado como una medicina para el alivio de resfríos, fiebre, nausea, artritis.

Hoy en día investigaciones afirman el potencial del jengibre en el tratamiento de la nausea en especial la que es originada por el embarazado (hiperémesis). Asimismo, por la nausea producida por tratamientos como la quimioterapia. (Enviromental Nutrition, 2014).

Call Now ButtonLlamar a Natfood

Pin It on Pinterest

Share This